Psicólogos para el tratamiento de fobias

¿Qué es una fobia?

Una fobia es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por un miedo intenso y muy desproporcionado ante situaciones o cosas concretas. Un temor persistente e irracional. Los estímulos que provocan fobias no son tan malos como para que reaccionemos con temor y angustia.

La exposición a lo que provoca fobia desencadena una respuesta inmediata de ansiedad, y se trata de huir y alejarse de aquello que provoca temor.

Síntomas y tipos de fobias

Al enfrentarse a la fobia se llega a experimentar pánico, taquicardias, dificultades respiratorias, temblores o fuertes necesidades de escapar inmediatamente. Existen innumerables tipos de fobias aunque las más comunes suelen estar relacionadas con las fobias sociales o la timidez.

FOBIA SOCIAL

¿Tiene miedo de ser juzgado por otras personas o de sentirse avergonzado todo el tiempo?
La mayor parte del tiempo que está rodeado de otras personas, ¿se siente extremadamente temeroso e inseguro?
¿Estas preocupaciones le dificultan realizar las actividades diarias, como hacer mandados o hablar con otras personas en el trabajo o la escuela?

Si es así, puede que tenga un tipo de trastorno de ansiedad llamado fobia social o trastorno de ansiedad social.

¿Qué es la fobia social?

La fobia social es un miedo fuerte a ser juzgado por otros y a sentir vergüenza. Este miedo puede ser tan fuerte que hace difícil ir al trabajo o a la escuela, o llevar acabo las actividades de cada día.

Toda persona ha sentido ansiedad o vergüenza alguna vez. Por ejemplo, conocer a alguien nuevo o hablar en público puede poner nervioso a cualquiera. Sin embargo, las personas que tienen fobia social se preocupan por éstas y otras cosas semanas antes de que ocurran.

Las personas que tienen fobia social tienen miedo a hacer cosas comunes delante de otras personas. Por ejemplo, pueden tener miedo de firmar un cheque delante del cajero en una tienda, de comer o beber delante de otras personas o de usar un baño público. La mayoría de las personas que tienen fobia social son conscientes de que no deberían tener tanto miedo, pero no lo pueden controlar. A veces terminan evitando lugares o eventos donde creen que podrían verse obligados a hacer algo que les haga sentir vergüenza. Para algunos, la fobia social es un problema sólo en ciertas situaciones, mientras que otras personas tienen síntomas en casi todas las situaciones sociales.

Por lo general, la fobia social comienza en la juventud. Un médico puede darse cuenta que una persona sufre de fobia social si ha tenido síntomas durante al menos 6 meses. Sin tratamiento, la fobia social puede durar muchos años e incluso volverse crónica y estar presente toda la vida.

¿Cuáles son las señales y los síntomas de la fobia social?

Las personas con fobia social tienden a:

  • Sentir mucha ansiedad cuando están rodeadas de otras personas y les cuesta trabajo hablar con ellas aunque quieran hacerlo.
  • Sentirse tímidas y avergonzadas delante de otras personas.
  • Tener mucho miedo de que otras personas las juzguen.
  • Preocuparse durante días o semanas antes de un evento donde habrá más personas.
  • Evitar lugares concurridos.
  • Tener dificultad para hacer y conservar amistades.
  • Sonrojarse, sudar o temblar cuando están rodeados de otras personas.
  • Tener náuseas o malestar en el estómago cuando establecen relaciones sociales.

    ¿Qué causa la fobia social?

    Algunos estudios confirman que algunos casos de fobia social son hereditarios, pero no se sabe con seguridad por qué se manifiesta en algunas personas y otras no. Los investigadores han descubierto que el miedo y la ansiedad involucran varias partes del cerebro. Algunos investigadores piensan que no saber interpretar la conducta de los demás puede jugar un papel en generar la fobia social. Por ejemplo, usted puede pensar que las personas le están mirando fijamente o le están frunciendo el ceño cuando realmente no lo están haciendo. Otra posible causa de la fobia social puede ser la falta de buenas habilidades sociales. Por ejemplo, si usted no tiene buenas habilidades sociales, puede sentirse desanimado después de hablar con otras personas, y quizás se sienta preocupado de volver a hablar con esas personas en el futuro. Es posible que al aprender más sobre cómo funcionan el miedo y la ansiedad en el cerebro, los científicos logren crear mejores tratamientos. También están intentando averiguar cómo el estrés y los factores ambientales pueden estar involucrados.
  • MIEDO IRRACIONAL

    Armonía Psicólogos expertos en el tratamiento del miedo irracional o fobias

    El miedo irracional es una manera de describir los miedos que no podemos controlar. Cuando alcanzan este grado solemos hablar de fobias. La persona es consciente de la magnificación de un miedo, percibe que el bloqueo es excesivo pero no puede dejar de sentirse mal. Normalmente un miedo irracional afecta a la vida cotidiana impidiendo realizar determinadas tareas que otras personas pueden hacer con normalidad (volar en avión, ir a centros comerciales…)

    Hay diferentes tipos de fobias: miedo irracional a las alturas o acrofobia, miedo a lugares públicos y sitios en donde la salida está dificultada se denomina agorafobia, cuando es a lugares específicamente cerrados hablamos de claustrofobia. El bloqueo ante situaciones sociales cotidianas, se denomina fobia social. Otras fobias comunes incluyen miedo de túneles, la conducción en carretera, miedo al agua, a los animales, a la sangre, entre otras.

    Los miedos irracionales, las fobias, afectan aproximadamente al 28% de las personas. Las mujeres tienden a desarrollar mas frecuentemente estos problemas que los hombres.

    Las personas con fobias intentan evitar lo que temen. Esta huida puede precipitar sentimientos físicos de ansiedad como la dificultad para respirar, palpitaciones, temblores y un fuerte deseo de alejarse de la fuente del miedo.

    Las personas con una fobia pueden ser hasta dos veces más propensas a sufrir una adicción al alcohol que los que nunca han desarrollado un miedo irracional.

    Causas y tratamiento del miedo irracional.


    Las fobias parecen estar favorecidas por nuestro entorno sociocultural: la educación, los amigos, los eventos vitales estresantes, el estrés postraumático… En cualquier caso parece estar demostrado que la predisposición genética es un factor especialmente relevante a la hora de desarrollar un miedo irracional. Hay personas más tendentes que otras a padecer fobias.

    Los niños cuyos padres, son demasiado protectores o especialmente distantes a lo largo del proceso educativo, tienen mayor riesgo de desarrollar fobias. Sin tratamiento, la fobia puede empeorar y afectar la calidad de vida de la persona que la padece y hasta convertirse en un miedo crónico.

    El tratamiento de los miedos irracionales en psicoterapia es muy eficaz. La terapia cognitivo conductual es la más adecuada para reducir significativamente los pensamientos fóbicos y ayudar a cambiar la manera de ver el objeto temido. El tratamiento que demuestra ser más eficaz a largo plazo es el de las exposiciones graduadas: técnica de “desensibilización sistemática” o la exposición en vivo. Las fobias a veces se tratan con el apoyo de medicamentos como los betabloqueantes y las benzodiazepinas.
    TIMIDEZ

    Características de la timidez patológica.

    Cuando la timidez pasa de ser un rasgo de personalidad a un problema, la persona desarrolla una serie de conductas, emociones y pensamientos que pueden interferir en sus relaciones interpersonales y en el desarrollo de su vida. Explicaremos las diferentes áreas de este problema:

    – Conductas:


  • Tienen dificultad para expresarse y mantener una conversación, quedándose incluso en silencio.
  • Rehuyen la mirada, su tono de voz es bajo, realizan pocos gestos y su postura es retraída (como si intentaran encogerse).
  • Cuando están con una persona, intentan mantener una distancia. En grupos o reuniones suelen mantenerse aparte o incluso escapar de este tipo de situaciones.
  • Pueden ruborizarse, quedarse paralizados, tartamudear o quedarse sin habla, sufrir temblores, sudoración… En estos casos extremos se suele acabar intentando evitar todo contacto y desarrollando una fobia social.

    – Pensamientos:


  • Las personas tímidas suelen tener pensamientos negativos hacia sí mismos. Distorsionan la realidad, pensando que no les gustan a los demás o que van a fracasar en cualquier relación que intenten entablar. Se echan la culpa de todo, se critican a sí mismos y se encuentran faltos de habilidades para superar sus dificultades y problemas con las otras personas.

    – Sentimientos:


  • Suelen sentir miedo o inseguridad ante cualquier situación social nueva. Experimentan muchas emociones negativas como tristeza, soledad, culpa, baja autoestima, inferioridad… Cualquier situación que implique una relación con los demás en la que puedan evaluarles será fuente de miedo y ansiedad por el rechazo que creen que sufrirán.
  • HABILIDADES SOCIALES
    Espacio para descripción

    Scroll Up